Encuéntranos en Facebook Síguenos por Twitter

Construyendo Conciencia Tributaria

 

Conciencia Tributaria es el sentido común que las personas usan para actuar o tomar posición frente al tributo y tiene dos dimensiones:


Cumplir o no cumplir

Como proceso:

Está referido a cómo se forma la conciencia tributaria en el individuo y tiene que ver con su socialización en el entorno familiar y social desde su primera infancia y que lo ha expuesto a un conjunto de valores específicos de su grupo socio-cultural, especialmente en su relación a la sociedad y el Estado.

El resultado del proceso de formación de conciencia tributaria lleva a que la persona adopte una posición positiva o negativa:

• Desde tolerar la evasión y el contrabando

• Hasta no tolerar en absoluto la evasión ni el contrabando


Como contenido:

Está referido a los sistemas de información, códigos, valores, lógicas clasificatorias, principios interpretativos y orientadores  del comportamiento del ciudadano respecto de la tributación. Rige con fuerza normativa en tanto instituye los límites y las posibilidades de la forma en que los contribuyentes, las mujeres y los hombres, actúan. Le denominaremos cultura tributaria.

 

Cultura Tributaria

Es el conjunto de:

 Valores cívicos orientadores del comportamiento del contribuyente.

 Conocimientos de las normas tributarias pero también creencias acertadas acerca de éstas.

• Actitudes frente a las normas tributarias.

• Comportamientos de cumplimiento de las normas tributarias.

• Percepciones del cumplimiento de las normas tributarias por parte de los demás.

Todos estos elementos son compartidos por los individuos integrantes de un grupo social o de la sociedad en general porque les generan un sentimiento de pertenencia a una colectividad que es capaz de interactuar y colaborar –entre personas e instituciones– para la obtención del bien común.

 

Construyendo Conciencia Tributaria

 

En la medida que la tolerancia a la evasión y al contrabando son la manifestación cultural de la conciencia tributaria de un segmento importante de la población peruana, la SUNAT trabaja para revertir esta situación desde varios ámbitos:

  • Desde el ámbito de la educación básica

    Se tiene firmado un convenio interinstitucional con el Ministerio de Educación para intervenir en el sistema educativo formal, en la currícula, en los contenidos, en el apoyo a los docentes y  mediante materiales que promuevan valores ciudadanos y la generación de la conciencia tributaria positiva en las futuras generaciones. Se influye en su socialización.


  • Desde el ámbito de la comunicación y la formación

    Los jóvenes y adultos que ya están inmersos en una cultura formada por su entorno familiar, social y educativo, requieren una resocialización que posibilite un cambio de actitud frente al cumplimento de las obligaciones tributarias. Ante esta tarea de grandes dimensiones se requiere la participación de diversos actores sociales, públicos y privados, con quienes trabajar en alianzas para implementar proyectos, crear espacios de gestión del conocimiento, difundir campañas para mejorar la percepción de la tributación en el ciudadano, generar corrientes de opinión pública favorables y crear una política de Estado a partir de la cual de implementen acciones nacionales que otorguen legitimidad al rol recaudador. 

  •  

  • Desde el ámbito interno

    La promoción de la Cultura tributaria es una tarea transversal a toda la Administración Tributaria, por lo cual es indiispensable vincular la participación permanente de todas las unidades organizacionales con la promoción de la conciencia tributaria, cada una aportando con acciones desde sus funciones,  los colaboradores siendo capacitados para comprender la real dimensión de su labor frente al desarrollo del país y convirtiéndose en influenciadores positivos del cumplimiento en sus entornos familiares y sociales.