Encuéntranos en Facebook Síguenos por Twitter

Rol Social de la Tributación 

 

Una parte de las necesidades que tienen las personas puede satisfacerse de forma individual con sus propios recursos. Pero hay otras necesidades cuya satisfacción individualizada no resulta posible sino que es preciso atenderlas de forma colectiva, aunando esfuerzos mediante la aportación por cada uno de una porción de sus ingresos.

Esa aportación se hace fundamentalmente mediante el pago de impuestos, con el fin de constituir lo que podríamos denominar un fondo común con el que cubrir el coste de los bienes y servicios públicos, es decir, los que se dirigen a satisfacer esas necesidades que cada persona no puede cubrir por sí sola. Circulo Virtuoso de la Tributacon

Los Tributos (impuestos, tasas y contribuciones) son aquellas cantidades de dinero que los ciudadanos están obligados por ley a pagar para que las Administraciones Públicas (el Estado, los Municipios) dispongan de los recursos suficientes para financiar la satisfacción de las necesidades públicas. Esa es la definición de su rol social, los tributos que pagan los contribuyentes retornan a la comunidad bajo la forma de obras públicas, servicios públicos y programas sociales.


Los gastos públicos

En términos sencillos, el gasto público es el empleo de caudales públicos para la satisfacción de las necesidades públicas. Entre estos gastos que las Administraciones Públicas realizan para satisfacer las necesidades colectivas, pueden citarse, a título de ejemplo, los siguientes:

 

- Los de salud, como los destinados a la construcción y mantenimiento de hospitales y centros de salud; a la adquisición de equipos y aparatos médicos; a la adquisición de medicamentos; o al abono de los sueldos del personal sanitario...
- Los educativos, como los ocasionados para la construcción de centros escolares; por la compra de material didáctico, equipos informáticos o mobiliario; o por el pago de sueldos al personal docente...
- Los culturales y recreativos, como los destinados a construir, equipar y mantener museos, bibliotecas, parques, jardines, instalaciones deportivas...
- Los de seguridad y defensa, para costear la policía, los bomberos, los servicios de protección civil en general y las Fuerzas Armadas.
- Los originados por el pago de las pensiones, y otras prestaciones o ayudas de carácter social.
- Los destinados a la construcción y mantenimiento de infraestructuras, como las carreteras, autopistas y autovías, los ferrocarriles, los puertos, los aeropuertos...
- Los de limpieza pública, abastecimiento de agua potable, transporte público, etc

 

Distribución funcional del gasto público: El presupuesto Nacional

 

El Estado y las demás Administraciones Públicas deben determinar cada año el monto máximo de lo que van a gastar el año siguiente y en qué van a gastarlo y deben igualmente prever los ingresos necesarios para financiarlo. Dicho de otro modo, calculan la cantidad de recursos económicos que precisan para pagar los gastos públicos, es decir, para financiar los bienes y servicios que necesitan los ciudadanos y deben priorizar. Estas “cuentas” sobre los ingresos y los gastos de la colectividad constituyen el presupuesto público; cuentas que todos hacemos fácilmente con nuestra economía particular, y que para la estatal se recogen todos los años en la que puede considerarse la ley más importante de todas: la Ley del presupuesto público.

 

Por ejemplo en el año 2016 la distribución del gasto público fue la siguiente:

 Distribución del gasto público

 

En una sociedad democrática, el PRESUPUESTO PÚBLICO
es la columna que  sustenta la convivencia ciudadana.